Alojamiento

Conseguir un buen alojamiento en Japón es un proceso complicado para los estudiantes extranjeros. En la mayor parte de las agencias inmobiliarias se requiere el aval de una persona o compañía japonesa. Muchas de las instituciones japonesas incluyendo diversas universidades dependen completamente de compañías externas para la gestión del alojamiento ya que muy pocas de ellas han hecho la inversión necesaria para poder ofrecer alojamiento a estudiantes extranjeros. Aun estando dispuestas a actuar como aval para la búsqueda de un apartamento no pueden asegurar propiedades básicas del mismo como la calidad, la seguridad de la zona, la higiene o el correcto comportamiento del resto de residentes del edificio.

El coste es otro de los problemas añadidos. En Japón es una práctica habitual el cobro de un sobrecoste conocido como "Reikin/Shikikin" en el momento de la firma de contrato de alquiler, que suele ser de entre 3 y 6 meses extra. A diferencia de otros paises ese dinero no es devuelto una vez se termina el alquiler por lo que un estudiante que vaya a realizar una estancia de 6 meses puede acabar pagando el alquiler de 9 o más. Por ese mismo motivo también resulta muy costoso el cambio de alojamiento al acabar pagando dos veces ese sobrecoste.

En comparación YAMASA es propietaria del alojamiento ofrecido a los estudiantes, asegurando además que se encuentra a una distancia del campus fácilmente accesible a pie, ahorrando todos los costes de transporte público que pudieran ser necesarios en otros alojamientos. En YAMASA disponemos de nuestra propia oficina de alojamiento a tiempo completo con los recursos necesarios para ofrecer el alojamiento adecuado a cada estudiante. Dichos alojamientos incluyen apartamentos de tipo estudio, 2DK y 3DK completamente equipados, así como una residencia propia con 50 dormitorios. Todos y cada uno de nuestros estudiantes tienen el acceso asegurado a alguno de nuestros alojamientos.

Además todo el alojamiento ofertado por YAMASA se haya en zonas residenciales seguras, silenciosas y con zonas comerciales cerca. Si lo comparamos con el alojamiento que se puede conseguir por el mismo coste en ciudades como Tokio u Osaka nuestro alojamiento ofrece considerablemente más espacio, mejor acceso y mayor privacidad.